Me tocó aceptar…

Si bien hace ya dos años que no trabajo y vivo sola, transito mis días disfrutando diferentes actividades, de las cuales muchas son sociales. Por lo que me tocó aceptar la postergación de proyectos, que uno a uno se fueron cayendo dada la situación de aislamiento.