Tiempo de Pandemias

domingo, 17 de mayo de 2020:

 

No por mis venas,

no por mis arrugas

ni por mi traqueteado corazón

pero , de alguna conocida manera,

tengo algo así como 7 años.

Y a los 7 años,

se saben muchas cosas 

que este Mundo no valora, 

(dada la procedencia universal)

de este Mundo

se desconoce casi absolutamente todo

(dada la procedencia universal)

 

Pues bien,

en esa instancia me encuentro.

No sé nada.

Nada de lo que Conviene para hacer más confortable mi estadía en él.

O tal vez,

la premisa es falsa y 

no haya venido al Mundo para estar confortable.

 

lunes, 18 de mayo de 2020

 

En un tobogán 

del plexo a la panza

mis emociones,

encerradas,

suben, bajan

circulan

permaneciendo en la eternidad

Encuentro, sin saber cómo, 

un breve sosiego

sin eternidad.

A penas tomo aire,

un rico café,

una luz justa

un color necesario

una conversa fracturada.

Y regreso al tobogán.

 

***************

 

Pienso.

Siento.

Para combatir lo que siento,

 pienso.

Para combatir lo que pienso, 

busco distracción.

Me calmo.

Un autómata pacífica.

Escucho las voces de la radio

meeee dueleeeee taaanto.

Siento.

Me escapo.

¡Tengo que pensar!

Impotencia

Me rebelo.

y así y así y así

y ahora,

escribo. 

 

El Encierro precede a éste: obligado.

En un principio,

el  tiempo del dolor me encerró.

 Más tarde fueron los indoblegables Principios

los Valores

 lo que pensaba.

lo que soñaba

obligaciones

luchas, deberes  

o miedo.

En las palabras

también estuvo el encierro.

Hoy, desde este decretado encierro

aspiro a encontrar algún resquicio

de  liberación.